Científica en el laboratorio

El envejecimiento cutáneo es una parte inevitable de la senilidad, causada por una combinación de diferentes factores externos e internos que afectan a la velocidad y al modo en que envejece la piel. En personas con piel sensible los síntomas de envejecimiento prematuro pueden aparecer de modo más prevalente, dado el deterioro de la aptitud de la piel para protegerse y regenerarse.

En la piel sensible envejecida, las células muestran un déficit energético y, en consecuencia, llegan a ser menos capaces para regular la hidratación, la renovación y la propia protección. Este proceso puede aparecer cuando la función de la barrera cutánea está deteriorada y empeora por la disminución natural de niveles de sustancias como el ácido hialurónico, que hidrata las capas cutáneas, y la coenzima Q10, que renueva la energía de las células cutáneas para mejorar su función regeneradora.

¿Piel sensible y arrugas? Eucerin busca una solución

Además de los signos visibles del envejecimiento prematuro, como las líneas finas y las arrugas, las personas con piel sensible envejecida pueden experimentar también un grado elevado de sequedad cutánea, una textura superficial áspera y sensaciones incómodas, en comparación con la piel normal. Teniendo en cuenta esta situación en particular, Eucerin se propuso desarrollar una línea de cuidado cutáneo para tratar y fortalecer la piel sensible envejecida frente a los numerosos síntomas del envejecimiento prematuro.

Conocimiento médico de nuestra gama antienvejecimiento para la piel sensible

Muchas personas manifiestan tener piel sensible. Queríamos crear una fórmula específica que actuase no sólo para calmar y fortalecer la piel sensible, sino que actuase también sobre los signos de envejecimiento, como líneas y arrugas, a menudo aumentados por los síntomas de piel sensible.

Nuestro reto principal consistió en identificar componentes antienvejecimiento eficaces, que fueran también tolerados por los tipos de piel más sensibles,

dijo la Dra.  Andrea Schölermann, Asesor Clínico de Eucerin.

Según dijo Schölermann, "de todos los componentes potenciales que examinamos destacó un principio activo, la coenzima Q10, por sus aptitudes duales para renovar la energía de las células y conferir a la piel una protección antioxidante sobresaliente. Por añadidura, se trata de una sustancia ya presente en la piel".

Centro de Investigación de Beiersdorf en Hamburgo, Alemania.
El descubrimiento de soluciones activas supuso varios años para nuestros investigadores.

Q10: una elección natural para la piel sensible

Para conocer plenamente cómo la piel sensible envejecida podría beneficiarse de la coenzima Q10, nos fijamos en sus conocidas funciones dentro del organismo. En las células cutáneas, la presencia de coenzima Q10 ayuda a convertir nutrientes en energía, recargando potencial regenerativo de las células para hacer que su función sea más eficiente. No obstante, a medida que la piel envejece, los niveles de coenzima Q10 se reducen naturalmente con el resultado de un déficit energético dentro de las células, que llegan a ser menos capaces para regenerarse y defenderse de un modo natural. En el trascurso del tiempo, la piel empieza a perder firmeza, le falta luminosidad y elasticidad y se vuelve más propensa a la aparición de líneas finas y arrugas.

Energía de las células cutáneas

Como todos los tejidos del organismo, las células de la piel necesitan energía para mantener sus funciones vitales, su aptitud para regenerarse y repararse, así como para crecer. Se genera energía a medida que las células metabolizan diversos nutrientes: grasas, hidratos de carbono y proteínas.

Además, la coenzima Q10 posee potentes propiedades antioxidantes, que le dan la capacidad de neutralizar los radicales libres provocados por factores ambientales externos, como los rayos UV y la contaminación, que contribuyen a la degradación del colágeno y la elastina.

Cómo examinamos la coenzima Q10 en la piel sensible envejecida

Después de extensas pruebas de laboratorio, examinamos los efectos de la coenzima Q10 en diferentes diseños de estudio en voluntarios con piel sensible.

Según explicó Schölermann, "utilizamos un procedimiento conocido como microtopografía para medir la profundidad de las arrugas en la zona de las patas de gallo". Después de completar el ensayo de cinco semanas, los participantes mostraron una reducción significativa de la profundidad de las arrugas, así como una reducción significativa de la agresión oxidativa sobre la piel, según indicaba la emisión de fotones ultradébiles (EFU), un método in vivo diseñado para medir la cantidad de agresión oxidativa química o inducida por UV sobre la piel.*

*Fuente: "CoQ10, a Topical Energizer for Aging Skin" 2004

En otro estudio participó un grupo de 21 voluntarios según un diseño a simple ciego, controlado dermatológicamente, para evaluar los efectos de Eucerin Q10 ACTIVE Crema de Día aplicada dos veces al día durante cuatro semanas. Al final del ensayo, los dermatólogos notificaron que un 86% de los participantes en el estudio mostraron una "tolerabilidad buena" sobre su piel sensible, mientras que en un 60% se produjo una mejoría de síntomas, como eritema y descamación cutáneos.

Antes del tratamiento con la fórmula que contiene coenzima Q10.
La profundidad de las arrugas faciales en la zona de las patas de gallo se reduce al cabo de 5 semanas de la aplicación tópica de la fórmula que contiene Q10.

Como conclusión, Schölermann dijo: "para nosotros, la prueba verdadera fue evaluar los productos en mujeres reales que viven con, y afrontan a diario, las condiciones de piel sensible. Los resultados nos confirmaron de manera concluyente que Eucerin Q10 ACTIVE es eficaz y tolerable, no sólo para la piel sensible sino frente a los signos de envejecimiento prematuro".

Suscripción al Newsletter

Recibe las últimas noticias sobre Eucerin rellenando los siguientes campos y suscribiendote a nuestro newsletter.

  • Prueba nuestro nuevos productos
  • Participa de nuestros sorteos exclusivos
  • Recibe información actualizada y consejos