A medida que se inicia el proceso de envejecimiento, la estructura de la piel comienza a cambiar. Estos cambios se reflejan externamente en la textura y la apariencia.

Debido a la disminución en los niveles de sustancias naturales que le dan a la piel su firmeza y apariencia joven, aparecen líneas de expresión y arrugas. Como la estructura interna se debilita más, también podría conducir a una pérdida de volumen o a una pérdida de densidad. Además, la piel puede volverse más sensible.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

CÓMO RECONOCER LA PIEL SENSIBLE ENVEJECIDA

La piel facial sensible puede manifestar diversos signos y síntomas. Puede estar acompañada por picazón, tirantez o erupciones.

Además, después de los 25 años de edad, los primeros signos de envejecimiento llegan a percibirse en la superficie. Los más evidentes son las líneas de expresión y las arrugas, la pérdida de volumen y la pérdida de densidad. Sin embargo, no son visibles todos los cambios. En el caso de la piel sensible envejecida , el cambio más notorio es la forma en que se siente la piel.

El envejecimiento cutáneo afecta a diferentes capas de la piel

1. Capas epidérmicas
Una renovación celular más lenta y una reducción de la producción de lípidos en la superficie de la piel se acompañan más probablemente de aspereza y sequedad. A medida que esta capa de la piel envejece se vuelve más sensible a la luz UV. La piel es menos eficiente para curarse a sí misma y una reducción de la función inmunitaria puede dar lugar a un incremento de infecciones cutáneas junto a una cicatrización más lenta de las heridas. La piel puede llegar a ser menos flexible y percibirse irritada más frecuentemente.

2. Capas dérmicas
Después de los 25 años se observa una reducción anual del 1% del colágeno, uno de los "ladrillos de construcción" de la piel. En conjunto transcurre una disminución de la elastina, produciendo una desorganización del tejido cutáneo. La estructura de la piel se deteriora y es más probable la aparición de arrugas. La elasticidad se reduce haciendo que la piel sea más propensa a la lesión y a la rotura de capilares. La reducción de la circulación sanguínea significa un suministro menos eficiente de nutrición y oxígeno a la superficie. Esto da lugar a una disminución del brillo del cual disfruta la piel joven.

Representación gráfica de la piel y sus capas.
Después de los 25 años, la reducción anual del colágeno y la disminución de elastina conduce a la desorganización del tejido dérmico.
La parte inferior del rostro de una mujer.
La disminución de las células que almacenan lípidos puede generar arrugas, por ejemplo, alrededor de la nariz y la boca.

Percepción y apariencia de la piel sensible envejecida

La piel del rostro es particularmente delgada y sensible, motivo por el cual es más propensa al daño y a la irritación de los factores externos. Los procesos naturales e inevitables de envejecimiento resultan en una reducción de la capacidad de la piel para regular la humectación, regenerarse y protegerse a sí misma. Este es el caso en el que la función de la barrera de la piel se ve comprometida y exacerbada por la disminución natural de los niveles de sustancias, como el Ácido Hialurónico, que hidrata las capas de la piel.

La piel sensible que experimenta envejecimiento prematuro puede padecer los siguientes síntomas:

  • Enrojecimiento
  • Resecamiento y textura áspera
  • Líneas de expresión y arrugas
  • Sensación de tirantez
  • Aumento de la sensibilidad a los factores externos
Una mujer aplicándose crema con el dedo en la mejilla izquierda.
Los procesos de envejecimiento inevitables están exacerbados por la disminución en los niveles de Ácido Hialurónico y de Coenzima Q10.
Una mujer tocándose la mejilla derecha con la mano.
Diversos síntomas, como enrojecimiento, sequedad, tirantez y sensibilidad a factores externos pueden ser indicadores de piel sensible.
FACTORES QUE CONTRIBUYEN

¿QUÉ CAUSA EL ENVEJECIMIENTO DE LA PIEL SENSIBLE?

La piel sana contiene sustancias naturales en niveles que mantienen su correcto funcionamiento. A medida que avanza el envejecimiento de la piel en general las variaciones en los niveles de estas sustancias generan cambios en la apariencia y percepción de la piel. Una de estas sustancias, la Coenzima Q10, trabaja para energizar las células de la piel para que puedan mejorar la función regenerativa y sean capaces así de repararse y reconstruirse ellas mismas con mayor eficiencia.

Una deficiencia en la Coenzima Q10 genera una reducida capacidad de regeneración celular. Esto significa que la piel se vuelve más vulnerable al daño causado por el estrés oxidativo. Esto puede producir sensibilidad en la piel, que mostrará signos de envejecimiento prematuro como líneas de expresión y arrugas, y una textura superficial seca.

FACTORES QUE CONTRIBUYEN

¿QUÉ OTROS FACTORES AFECTAN A LA PIEL SENSIBLE ENVEJECIDA?

Además de los procesos de envejecimiento inevitables que ocurren en la piel, incluyendo la disminución de energía celular a medida que la piel envejece, existen numerosos factores adicionales que pueden contribuir a la piel sensible envejecida.

Estrés oxidativo

El estrés oxidativo juega un papel significativo en el camino biológico que acelera el proceso de envejecimiento de la piel. Ocurre cuando ciertos factores del estilo de vida y la exposición a sustancias específicas resultan en la creación de radicales libres, moléculas volátiles que atacan la estructura celular interna de la piel, volviéndola más débil y más propensa a exhibir signos visibles de envejecimiento prematuro como arrugas, la pérdida de volumen y pérdida de densidad

Una mujer en una pose relajada.
Una estilo de vida estresante y agitado puede desencadenar el estrés oxidativo.

Los factores de estilo de vida que pueden contribuir a la agresión oxidativa son los siguientes:

El sol
Exposición a la radiación UV sin protección es la causa principal del envejecimiento de la piel. Así como acelera la descomposición del colágeno que le da la estructura a la piel, la exposición a la radiación UV puede causar inflamación y quemaduras de sol, que también pueden hacer que la piel sea más sensible.

Tabaquismo
La nicotina y los químicos tóxicos presentes en los cigarrillos afectan la salud de las células haciendo más difícil su eficiente funcionamiento.

SOLUCIONES

AFRONTAR LA PIEL SENSIBLE ENVEJECIDA

Componentes fundamentales

Además de evitar los factores externos del estilo de vida, hay varios ingredientes activos que han demostrado que reducen los signos de la piel sensible envejecida.

  • Coenzima Q10
    La Coenzima Q10 es una sustancia que se encuentra naturalmente en el cuerpo y que contribuye a que las células conviertan los nutrientes en energía. Los productos para el cuidado de la piel que incluyen la coenzima Q10 trabajan para energizar las células, recargando el potencial regenerativo, para hacerlas más fuertes y que puedan funcionar más eficientemente.
    También tienen cualidades antioxidantes potentes que permiten neutralizar los radicales libres causados por los factores ambientales externos. Estos factores, como los rayos UV y la contaminación, contribuyen con la descomposición del colágeno y de la elastina responsable de los primeros signos de envejecimiento como las líneas de expresión y las arrugas.
  • Ácido Hialurónico
    El Ácido Hialurónico trabaja evitando la formación arrugas y que estas se hagan más profundas. Los productos como la línea Eucerin Hyaluron-Filler que incluyen Ácido Hialurónico pueden ayudar a suavizar el resecamiento de la piel generalmente asociado con la piel sensible envejecida.
  • Ceramide-3
    Las Ceramidas están naturalmente presente en las capas más externas de la piel. Son un tipo de lípido que forma parte de la barrera esencial de la piel responsable de mantener la humectación adentro y los irritantes afuera. En las afecciones de piel seca, generalmente existe una deficiencia de ceramidas. Incluir ceramidas en los productos para el cuidado de la piel puede ayudar a fortalecer la función de barrera de la piel, a suavizar el resecamiento de la piel y a prevenir la irritación.

La piel sensible necesita un cuidado especial que debe ser altamente tolerable y no debe irritar la piel. La línea Eucerin Q10 ACTIVE muestra una buena tolerabilidad cutánea incluso en la piel muy sensible , y debido a la presencia de la Coenzima Q10 que tiene propiedades antioxidantes adicionales.

Rutina para el cuidado de la piel

Es importante tratar suavemente la piel sensible envejecida con una rutina diaria de cuidado facial que no irrite ni exacerbe ninguno de los síntomas existentes. Elegir productos de limpieza suaves que sean libres de coloración o fragancia artificial como en el caso de la línea Eucerin DermatoCLEAN, puede contribuir a limitar la sensibilidad.

Una mujer limpiándose la mejilla derecha con una algodón.
Eucerin DermatoCLEAN Leche Limpiadora es adecuado para la piel sensible.