Comprender la piel El pH de la piel

La piel es multifuncional por excelencia, realizando varias tareas esenciales para nuestro bienestar general.

El papel más importante que cumple es el de barrera protectora entre nuestro cuerpo y el mundo exterior, y el pH de la piel es uno de los mecanismos protectores clave. El pH de nuestra piel cambia constantemente por los agresores externos como la contaminación, los cambios de temperatura y los químicos abrasivos. Los productos de calidad para el cuidado de la piel ayudan a conservar el pH de la piel óptimo, y mantienen y restauran su defensa natural. Esto la vuelve más resiliente, menos sensible y con una mejor capacidad para llevar a cabo su función vital de protección.

¿Qué es el pH de la piel?

El manto protector de la piel es ligeramente ácido

El valor óptimo de pH de la piel en la mayor parte del rostro y el cuerpo ronda entre 4,7 y 5,75. Un pH de 7 (el que tiene el agua pura) es considerado neutro. Los valores por debajo son ácidos y los valores superiores son alcalinos. Por lo tanto, el pH natural de la piel es ligeramente ácido. Este pH ligeramente ácido lo crea el manto ácido de la piel, la porción de agua de la película hidrolipídica que protege las capas externas de la piel. Leer más en estructura de la piel.


El pH de la piel varía levemente de acuerdo al género y al área del cuerpo que se considere. También fluctúa con las distintas etapas de la vida.

¿Qué importancia tiene el pH de la piel?

El pH de la piel cumple un papel importante en la condición de la piel. El manto ácido es clave para la barrera protectora de la piel. Neutraliza los agresores de base alcalina (como los detergentes abrasivos), inhibe el crecimiento de bacterias, y restaura y mantiene el ambiente ácido óptimo donde pueda prosperar la flora natural de la piel.


Si el pH de la piel aumenta hacia el rango alcalino, el balance natural se encuentra comprometido. Los lípidos epidérmicos esenciales no pueden ser sintetizados y se reseca la piel por la pérdida de agua. En esta condición, la capa más externa de la piel (o epidermis) se encuentra incapacitada para actuar como barra protectora.


Cuando la función de barrera de la piel se encuentra comprometida es menos resiliente y más sensible a los detonantes ambientales. Puede volverse seca, sensible o hipersensible, y susceptible a infecciones, enfermedades como la Dermatitis Atópica y a condiciones como la Rosácea, y su capacidad protectora del cuerpo se ve comprometida.

Cuando el pH de la piel se encuentra comprometido está propenso a infecciones.
El manto ácido ayuda a mantener la piel saludable.

¿Qué puede afectar al pH de la piel?

Existen varios factores externos e internos que pueden tener un impacto en el pH de la piel. Las distintas áreas del cuerpo, así como también, ciertas condiciones de la piel como la Dermatitis Atópica, modifican el pH.

Factores externos

Los factores externos que estresan la piel incluyen:

  • Cambios en la temperatura y la humedad
  • Suciedad y contaminación
  • Limpiezas muy frecuentes
  • Cosméticos alcalinos
  • Químicos


Los químicos con un pH alcalino son particularmente nocivos para el pH de la piel. Sobrecargan la capacidad natural de neutralización, dañan la estructura celular y afectan la barrera protectora de la piel. Algunos medicamentos o procedimientos médicos, también pueden afectar la defensa natural de la piel, y alterar su pH y barrera protectora.

Leer más sobre los factores que influyen sobre la piel.

Los químicos abrasivos afectan el pH natural de la piel.
La limpieza frecuente, con agua demasiado caliente, puede estresar la piel.

Factores internos

La genética, la edad biológica y las hormonas también pueden afectar al pH de la piel.


El pH de la piel del hombre y de la mujer difieren levemente. El pH promedio de la piel del hombre es más bajo debido al índice alto de producción de sebo.


Durante las primeras semanas de vida, la piel de un bebé presenta un pH más alto, entre 6,5 y 5,5 debido a que su manto ácido no se encuentra del todo formado. Como las hormonas cambian con el transcurso de la vida (por ejemplo, durante la pubertad, el embarazo y la menopausia), el pH también puede verse modificado. Leer más sobre la piel en las distintas edades.


Se puede ayudar a mantener el pH de la piel óptimo eligiendo un estilo de vida saludable, una rutina regular para el cuidado de la piel y utilizando productos que respeten el pH natural de la piel y conserven su barrera protectora. También es recomendable tratar ciertas áreas del cuerpo (como las manos, axilas y zonas íntimas) con productos que estén desarrollados para respetar el pH natural de estas áreas en particular. Leer más en la rutina diaria para el cuidado de la piel del rostro y en la rutina para el cuerpo.


La línea Eucerin pH5, que incluye lociones, cremas y productos de limpieza corporales, ha sido especialmente desarrollada para restaurar las defensas naturales de la piel y para volverla más resiliente y menos sensible. El sistema único pH Balance System con Buffer Citrato ayuda a restaurar el pH óptimo de la piel. En los productos de limpieza, se combina con humectantes extra suaves para prevenir el resecamiento de la piel. En los productos de cuidado, se combina con Dexpantenol, conocido por sus propiedades regenerativas, para restaurar el pH natural de la piel volviéndola más resiliente, menos sensible y para mantener una humectación duradera.

Los productos que apoyan el pH natural de la piel ayudan a mantener la piel en buenas condiciones.
La formación del manto ácido protector lleva tiempo, por eso los bebés recién nacidos tienen una piel particularmente sensible.

¿Cómo varía el pH de la piel a lo largo del cuerpo?

La estructura de la piel y su pH difieren levemente de acuerdo a dónde se encuentren en el cuerpo. Mientras que la mayor parte de la piel del rostro y el cuerpo tiene un pH entre 4,7 y 5,75, se dan diferencias notables:

Manos
Las manos trabajan duro y están en constante exposición a los factores externos. Como resultado, el pH de la piel de las manos se estresa. Su manto ácido protector puede verse debilitado y la piel está más susceptible al resecamiento y a la irritación.

Axilas
La piel de las axilas puede permanecer largos períodos de tiempo sin luz ni aire, condiciones propicias para el crecimiento de las bacterias. La piel de las axilas también está frecuentemente sometida a los químicos abrasivos de algunos desodorantes y/o productos removedores del bello. Por estas razones, tiene un pH cercano a 6,5. Esta significante reducción de acidez la hace más susceptible a las bacterias. La descomposición de estas bacterias genera el hedor corporal desagradable.

La zona genital
Al igual que la piel de las axilas, la piel de la zona genital tiene un pH de 6,5. Esta reducción de la acidez la vuelve propensa a las infecciones bacterianas.

Cuando la piel tiene una baja acidez queda susceptible a infecciones.
Las manos necesitan un cuidado especial debido a que su manto ácido protector se encuentra bajo estrés.

Suscripción al Newsletter

Recibe las últimas noticias sobre Eucerin rellenando los siguientes campos y suscribiendote a nuestro newsletter.

  • Prueba nuestro nuevos productos
  • Participa de nuestros sorteos exclusivos
  • Recibe información actualizada y consejos